Aunque las tecnologías de impresión más conocidas son la láser y la tinta líquida, Xerox cuenta también con una gama más desconocida basada en inyección de tinta sólida o cera.

La tecnología fue incorporada por Xerox con la compra de Tektronix hace ya una década y permite ofrecer unas características peculiares que diferencian a estas impresoras.

La tinta se presenta en forma de bloques sólidos de cera de cuatro colores, que se colocan en unos carriles en la impresora, pudiendo apilar varios de ellos en cada carril. La impresora se encarga de calentar la cera hasta hacerla líquida para imprimir con ella. De este modo de presentación se derivan algunas ventajas, y posiblemente la mayor de ellas es la limpieza del sistema. En esta impresora no podemos hablar de un “cambio” de cartuchos, pues cuando la tinta se va consumiendo el carril queda libre para añadir un nuevo bloque de cera, que tiene tinta y sólo tinta, sin que exista un cartucho que desechar. Xerox cifra la reducción de residuos nada menos que en un 90 por cierto. Además, evitaremos mancharnos con vertidos accidentales de tinta o de tóner, lo que también permite que cualquier usuario pueda añadir tinta cómodamente y sin precauciones especiales. Además, la tinta sólida ocupa mucho menos que cualquier juego de toners de una impresora en color.

Por otra parte, Xerox proclama que permite la impresión en color a precio de blanco y negro. Para calcular el coste de consumibles tenemos que contar con la tinta de color (cada seis barras de un color cuestan 92,08 € y pueden imprimir 17.300 páginas), la negra (266 € las seis barras para 16.700 páginas) y el kit de mantenimiento (102,31 € para 30.000 páginas). Con estos datos obtenemos un coste por página impresa de 3,53 céntimos, que resulta en torno a unas tres veces más económico que imprimir en la OKI C610 con tecnología láser LED que probábamos en junio de 2010 y que ya considerábamos un modelo ahorrador.

Además, será necesario cambiar periódicamente la bandeja de residuos (45,02 €), aunque cuando se llena se puede extraer fácilmente, vaciarla en cualquier papelera y volverla a colocar, y no tiene una duración concreta fijada.

Donde la tecnología de cera está en desventaja es en el consumo eléctrico. Cada vez que la impresora se enciende necesita calentar la cera y desperdicia una parte. Para evitar este consumo de tinta, el fabricante recomienda dejar la máquina siempre encendida. El problema es que, aunque entre en modo de ahorro de energía, el consumo es mucho más elevado que en una máquina láser. Así, cuando está en funcionamiento consume 252 W, que se reducen a 107 W cuando está inactiva, y a 47 W en el modo de ahorro. Las láser más ahorradoras que probábamos hace un año consumían una cantidad similar de energía en funcionamiento, pero sólo 16 y 8 W, respectivamente, en los otros modos.

Eso hace que, si suponemos 18 horas diarias en ahorro, 3 inactiva, y tres imprimiendo, el consumo medio diario sea de casi 2 kWh, lo que supone unos 24 céntimos diarios en concepto de energía. Esto es el doble que la láser, y eso sin contar con que una impresora láser podemos apagarla completamente, fuera de la jornada laboral, sin temor a que gaste más tinta. Pero las láser de aquella comparativa eran más lentas que la Xerox. Comparada con la OKI C610 que ofrece una velocidad similar tenemos que esta última consume 600 W funcionando, pero unos ridículos 1,2 W en reposo y 15 W en espera. Con estas cifras los resultados se igualan, aunque la Xerox sigue consumiendo 56 Wh diarios más.

La ColorQube 8870 ofrece una velocidad máxima de 40 páginas por minuto tanto en negro como en color (13 en nuestra simulación de uso real). Su resolución es de 2400 ppp, y unido al acabado de la cera, ofrece una calidad de imagen excepcional, con colores brillantes y una cobertura del papel muy alejada de lo que puede proporcionar la tecnología de inyección de tinta líquida.

Lo mejor: Coste consumibles

Pocos residuos

Lo peor: Consumo energía

Muy ruidosa

Xerox ColorQube 8870

-------------------------------

Fabricante: Xerox

WEB: xerox.es

IDIOMA: Castellano

PVP: 2.476,82 €

Calificación: ****