Las mejoras realizadas en el sistema operativo de Microsoft coinciden con el lanzamiento de Windows Media Audio y Vídeo 8. Esta octava versión incorpora, como novedad, la tecnología de compresión y descompresión, utilizada para proveedores de contenidos digitales. Con esta tecnología la calidad se asemeja, en buena medida, a la de un reproductor de DVD, ya que consigue una velocidad de 500 Kbits por segundo, una resolución de 640 x 480 píxeles y 24 cuadros por segundo. Para conseguir esa velocidad es necesario un caudal de ancho de banda diez veces más rápido que un acceso de llamada, el equivalente a una línea de medio rango. Así se puede alcanzar una calidad próxima a la de un vídeo VHS en velocidades de 250 Kbps, con una resolución de 320 x 240 píxeles y, también, con 24 cuadros por segundo. En el formato de audio, Windows Media Audio utiliza un compresor que, con una velocidad de 48 Kbps, consigue una calidad muy próxima a la de un CD de música y a 64 Kbps. La música en formato MP3 se comprime a 128 kbps, haciendo los archivos de Windows Audio hasta tres veces más pequeños. Esta actualización es totalmente compatible con Windows Media Player 7, así como con la versión 7 para Mac. Ambos códigos incorporan derechos digitales en la mayoría de formatos MPEG y MP3. Windows Media Audio y Vídeo 8 se puede descargar en www.windowsmedia.com y está previsto que se incluya en Windows XP.