Microsoft podría fabricar cuatro versiones diferentes de Windows 8 para dispositivos con procesadores ARM, pero no podrán ejecutar viejas aplicaciones Windows en ninguna de ellas, según un ejecutivo de Intel. Renee James, vicepresidente senior de Intel y director general de Software y Services Group, también reafirmó que Windows trabajará en equipos ARM centrándose en tablets y otros dispositivos móviles.

Es demasiado pronto para asegurar con certeza cómo Microsoft empaquetará Windows 8, pero podría ofrecer, incluso, seis versiones de su sistema operativo, al igual que hizo con Windows 7 y Vista. Añade a esas versiones una mezcla de variaciones de tablets ARM y posiblemente netbooks y tendrás una receta de confusión para los consumidores menos conocedores de la tecnología.

Puesto que la arquitectura ARM es diferente a las raíces de Windows x86 con Intel, no sorprendería a nadie que las antiguas aplicaciones no estuvieran disponibles en los nuevos dispositivos. Pero los problemas de las versiones antiguas son normalmente un quebradero de cabeza mayor para las empresas que para los usuarios domésticos. Por otro lado, no es tan probable que las empresas utilicen una versión basada en ARM de Windows si es que tienen software antiguo diseñado específicamente para ellas.

ARM vs. x86

James ha declarado que en Intel no están preocupados por la posibilidad de competir contra otro diseñador de chips en el universo Windows, pues en los últimos 20 años ha sido un mercado que han dominado ellos. Así, Intel soportará tanto los viejos como los nuevos programas Windows en Windows 8.

Intel también sabe que no puede depender de Microsoft y del PC para garantizar su futuro. El máximo responsable de la compañía, Otellini, recientemente afirmó que su firma había revisado su plan de lanzamientos para adaptarse a la creciente demanda de dispositivos móviles como tablets y smartphones. A pesar de la popularidad de sus chips Atom para netbooks, los actuales procesadores de Intel consumen demasiada energía como para garantizar una larga vida de las baterías. Los diseños de procesador ARM, por otro lado, están siendo utilizados en una gran variedad de dispositivos móviles como el iPad de Apple o el iPhone, así como muchos otros dispositivos Android.

Microsoft reacciona

Sin embargo, Microsoft ha matizado las palabras de Intel sobre las diferentes versiones de Windows 8, diciendo que son inexactas y engañosas. Una analista ha declarado que la disputa entre Microsoft e Intel no significa una ruptura de su larga relación. “En 2011, es difícil decir quién es un socio y quién un competidor”, ha declarado Sarah Rotman Epps, analista senior de Forrester.

“En ARM, habrá toda una nueva experiencia que girará específicamente alrededor de la movilidad, sobre todo, de tablets y algunos dispositivos sin sistema operativo propietario”, comentó James. “Nuestros competidores no trabajarán con aplicaciones heredadas, ni ahora ni nunca”.

Intel también afirmó que luchará por el mercado de procesadores móviles con una futura tecnología de procesador propia. “Cualquiera que tenga un producto basado en Intel o x86, será capaz de trabajar tanto en Windows 7 como en Windows 8”.