Check Point ha ampliado su familia de dispositivos diseñados para proteger sitios remotos e instalar VPN a gran escala. Se trata de la gama VPN-1 Edge, la última línea de dispositivos de seguridad, llave en mano, de la compañía.

VPN-1 Edge cuenta con el soporte de la administración centralizada SMART y ejecuta VPN-1 Embedded NG, basado en el software VPN-1 NG de Check Point. Estos dispositivos complementan a las gamas VPN-1 Express y VPN-1 Pro. “Teníamos un problema de competitividad en la parte media de las medianas empresas, ya que teníamos el liderazgo en las oficinas centrales de las empresas pero no en sus oficinas remotas”, afirma Pepe Cea, director general de Check Point en España. “VPN-1 Edge es la extensión de nuestra cadena de seguridad a las oficinas remotas de las medianas empresas”.

Los dispositivos VPN-1 Edge eliminan los temores relacionados con seguridad que suelen asociarse a la utilización de banda ancha siempre conectada, y permiten a los sitios remotos aprovechar la velocidad y fiabilidad de la banda ancha.

La compañía ha lanzado cuatro modelos dentro de esta gama de dispositivos. El primero de ellos, el modelo 105, ha sido diseñado para un máximo de 5 usuarios, y tiene un precio aproximado de 290 euros. El segundo modelo, VPN-1 Edge 110, sirve para un máximo de 10 usuarios, y su precio ronda los 590 euros. El modelo 225 va destinado a empresas con un máximo de 225 puestos remotos, con un precio aproximado de 1.000 euros, y el último modelo, VPN-1 Edge 225U tiene un número de usuarios ilimitado, y un precio que ronda los 1.700 euros.

Tel: 914 585 224

www.checkpoint.com