Si las cámaras fotográficas están alcanzando tamaños inimaginables hace unos años, las videocámaras tampoco se quedan atrás. Mire, si no, lo que ha conseguido Sony con su nueva DCR-IP1K, cuyo volumen es un 30% inferior al de su videocámara más pequeña. Mide 39 x 69 x 91 milímetros, y como se puede ver en la imagen, no es mucho mayor que una carta de baraja. El secreto de esta miniaturización reside, entre otras cosas, en que utiliza casetes MicroMV, de menor tamaño que las MiniDV. Cuenta con conectores S-Vídeo, USB e iLink. Su sensor es de 1,1 megapíxeles en imagen fija y 690.000 píxeles en modo de vídeo. Dispone de tarjeta Memory Stick Duo para almacenar las fotografías, tiene zoom óptico de 10x y panel táctil de 2 pulgadas. Estará disponible a finales de octubre en Japón por unos 1.276 euros. La compañía prevé también ponerla a la venta en el resto del mundo en breve. Más información en www.sony.es o en el teléfono 902 402 102.