Un científico de la Universidad de Indiana ha creado una compañía llamada RavenWhite que utiliza la tecnología de las cookies activas para proteger a los usuarios del robo de identidad y otras amenazas online.

Los fundadores de la compañía aseguran que las cookies activas protegen contra amenazas online como el pharming, que engaña a los usuarios para dirigirles a un sitio web malicioso. Las cookies activas están diseñadas asimismo para proteger contra amenazas de nuevo cuño, como las técnica que secuestran las conexiones Wi-Fi y redirigen los usuarios finales a sitios sospechosos sin que lo sepan.

RavenWhite asegura que su tecnología básica no protegerá a un usuario final que trabaje en varios ordenadores o reconfigure su navegador. Sin embargo, la compañía está trabajando en una tecnología para servidores que intenta combatir este defecto, proporcionando a los administradores más medios con las que autenticar a los usuarios finales.