Según el Security Threat Report 2011 de Sophos, el 40 por ciento de los usuarios de redes sociales han recibido algún tipo de malware a través de páginas como Facebook o Twitter, lo que supone un incremento del 90 por ciento con respecto a 2009. Es más, el 67 por ciento también ha recibido spam y el 43 por ciento ha sido víctima de una ataque phishing a través de redes sociales.

“Aplicaciones falsas, clickjacking o timos están proliferando cada día en las redes sociales”, asegura Graham Cluley, consultor de Sophos, quien añade que “la gente debe tener cuidado con sus datos personales y evitar hacer clic en enlaces que les puedan infectar sus ordenadores o dar dinero a los delincuentes”.

También revela que más de la mitad de los encuestados utiliza las redes sociales en el trabajo sin restricciones. Pero el 59 por ciento admite que esto puede perjudicar la red empresarial.