La tarifa única está diseñada especialmente para aquellas empresas cuyo consumo telefónico se realiza en horarios de trabajo, ya que ofrecen precios más competitivos cuanto más se llama.

El precio de la llamada en esta nueva tarifa es de 10 pesetas el minuto durante las 24 horas del día en las llamadas provinciales, 15 pesetas en las llamadas interprovinciales y 44 pesetas en las de fijo a móvil.

Existe también la tarifa comercial, que se dirige a aquellas empresas que siguen realizando un uso importante del teléfono después de las 8 de la tarde.