Según los datos de esta investigación, encargada por Numara Software, cerca del 30 por ciento afirma que los departamentos de TI siguen presionando a las direcciones de sus empresas para conseguir más efectivo. Este mismo porcentaje está realmente preocupado por la posibilidad de que los presupuestos TI nunca vuelvan a ser del importe que eran antes de la actual recesión económica.

Cuatro de cada diez afirma que sus presupuestos han sido reducidos desde que comenzó la recesión, lo que algunos llegan a calificar de “desmotivante personalmente”. Además, muchos otros lamentan el hecho de que cuando las cosas van mal tras una temporada de falta de inversiones, “sigue siendo el responsable de TI el que paga el pato”.

El 55 por ciento de los encuestados ha declarado que los nuevos proyectos de TI han seguido adelante a pesar de la falta de inversiones y más de un tercio ha comentado que ahora es necesario que más directivos de la empresa aprueben sus proyectos.

El estudio se ha realizado entre 100 responsables de TI del Reino Unido, por Dynamic Markets. Los recortes de presupuestos y la creciente complejidad de la tecnología también ha afectado a siete de cada diez negocios en la capacidad de hacer seguimientos de sus activos, pues muchos los consideran un “consumo innecesario de tiempo”.

Andy White, director de gestión en Numara Software, ha declarado que las empresas necesitan hacer un seguimiento de sus “costes reales”, incluyendo las licencias, si quieren mantener sus presupuestos a un nivel aceptable. Los negocios, tal y como afirma este responsable, “necesitan tener una idea de lo que hay en su infraestructura TI”. 

Este estudio también refleja cómo los responsables de TI sienten la presión de mantener la calma y productividad de sus usuarios, la necesidad de mantener una experiencia de usuario positiva y conservar una buena imagen de su departamento.