La compañía PrintDreams, desarrolladora de la tecnología RMPT (Random Movement Printing Technology) ha presentado la impresora independiente más pequeña del mundo: PrintBrush. Tiene la longitud de un bolígrafo, el volumen de un teléfono móvil (300 centímetros cúbicos) y un peso de 350 gramos. Dispone de un puerto Bluetooth a través del cual se pueden recibir mensajes SMS, contenidos de Internet, documentos de un PDA o archivos de un portátil para imprimirlos. Después hay que ir desplazando la impresora por el papel –sin importar su tipo ni tamaño- para obtener la imagen. La tecnología tiene en cuenta los cambios en el movimiento de la mano y se adapta a ellos, gracias a su sensor OptoNav, que se encarga de controlar ópticamente el proceso de impresión. Se espera que el invento, presentado en CeBIT el año pasado, esté disponible comercialmente a principios del año que viene. Más información en www.printdreams.com.