En ocasiones, la tecnología hace un esfuerzo por no interrumpir el ciclo natural de la vida o por desarrollar productos que nos ayuden a llevar un modo de vida más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. En los últimos años, la cultura ciclista se ha asentado en la mayoría de las grandes ciudades de nuestro país, reivindicando la movilidad no contaminante como parte de esa conciencia social.

Bien, pues los ciclistas urbanos y, en general, los amantes de las bicicletas como medio de transporte disfrutarán con noticias como esta. Se trata de la aparición de una bicicleta tecnológica muy llamativa. O lo que es lo mismo, una especie de híbrido entre bicicleta de diseño y teléfono móvil de última generación.

Esta bicicleta inteligente ha sido presentada con el nombre de Le Syvrac, y el padre de la criatura es LeEco, una compañía tecnológica china que además de fabricar productos electrónicos apuesta por una nueva movilidad para el futuro.

Le Syvrac lleva un smartphone anclado al manillar, que te ofrece toda la conectividad que esperarías obtener de un Android. Cuenta con un procesador Quad-core y 4GB de RAM y a través de su menú se pueden manejar una serie de comandos para, por ejemplo, recibir mensajes o llamadas y escuchar música (ajustando el volumen según tus preferencias). También es posible activar un sistema de navegación para visualizar los mapas de la ciudad, o conectar sistemas métricos para grabar los parámetros de tus viajes en bicicleta (kilómetros recorridos, duración del trayecto, etc.).

Por otro lado, Le Syvrac posee unos sensores situados en los puños del manillar que medirán parámetros como tu ritmo cardíaco. Asimismo, cuenta con indicadores de luz en los laterales y parte trasera (como los intermitentes de una moto) y, literalmente, lanza rayos láser, como medida de seguridad, eso sí, para indicar a otros vehículos la distancia lateral de seguridad adecuada.

También cuenta con un sensor que, con un simple movimiento de la mano, enciende las luces delantera y trasera, en momentos de escasez de luz, y tiene un sistema de bloqueo que puedes activar fácilmente apretando un botón cuando te bajas de la bicicleta. Le Syvrac viene además con una cámara en la parte frontal para que grabes tus trayectos. Tanto la cámara como el dispositivo Android funcionan con una batería situada junto a la rueda delantera que se carga mientras pedaleas y que también puede cargarse fácilmente como cualquier otro aparato electrónico, a través del puerto correspondiente ubicado en la parte inferior del smartphone. Si la batería se ha agotado en tu último trayecto, y no has tenido tiempo de cargarla, no hay ningún problema, ya que es posible circular con  la bici descargada con total normalidad.

De momento esta bicicleta inteligente solo está disponible en China, aunque está prevista su comercialización en otros lugares del planeta más adelante, y su precio se encuentra entre los 800 dólares (el modelo básico) y los 6,000 dólares (para modelos premium, con el cuadro fabricado en fibra de carbono).