Identificado por BitDefender como Trojan.Downloader.Delf.RUJ, este ejemplar de malware se está distribuyendo vía email, utilizando la nueva versión de Office como gancho para incitar a los usuarios a abrir el correo electrónico. Una vez abierto, en el texto del correo aparece la calificación que los supuestos usuarios del servicio que envía el email han otorgado al programa (un 5 de 5), así como una breve descripción de lo que esta versión ofrece, haciendo el producto muy atractivo para que el usuario abra el archivo .zip adjunto, el cual no contiene la versión beta de Microsoft Office 2010 sino un troyano.

Este troyano afecta a los sistemas operativos Windows, y está diseñado para infiltrarse en el ordenador del usuario y abrir un conducto por el cual introducir en el equipo afectado un gran número de ejemplares de adware y spyware que mostrarán anuncios al usuario y espiarán su navegación. También intenta conectarse a una dirección IP específica para descargar diferentes archivos maliciosos, y es una amenaza muy peligrosa para los datos personales y financieros, ya que está diseñado para sustraerlos y enviarlos a su creador.