El software de Everdream se instala como un agente en el ordenador. Cuando éste es robado y se conecta por primera vez a Internet, este agente se pone en comunicación con el centro de control de Everdream y envía información sobre la localización de la red.

Esto lo que hace es que se ejecute el envío de un software desde el centro de control para de manera automática encriptar o eliminar archivos en el equipo robado. Cabe señalar que son los clientes del Theft Recovery Service de Everdream los que establecen las políticas para decidir cuándo se elimina y cuándo se encriptan los archivos, y cuáles son los que deben estar sujetos a esta posibilidad.

Everdream asegura que la información de localización de red puede ayudar a las fuerzas de seguridad a hacer un seguimiento de los artículos sustraídos.

No obstante, si el ladrón formatea el disco duro del PC robado, entonces el servicio no funcionará, al igual que si el ladrón no se conecta a Internet con este equipo. Por ultimo, cabe señalar que Everdream no ha explicado cómo el software reconoce al ladrón.