ARM ha presentado su última generación de procesadores, Cortex A15. Y lo hace tan sólo unos días después de que Samsung diera a conocer su procesador de doble núcleo Cortex A9, un modelo de 2,5 Ghz.

En la página web de ARM describen el procesador como un modelo que “proporciona una capacidad de procesamiento sin precedentes, combinada con un consumo de energía reducido para permitir el desarrollo de productos competitivos para toda una gama de mercados nuevos y ya existentes tales como la informática móvil, el hogar digital de alta gama, servidores o infraestructuras inalámbricas”.

ARM también explica que la arquitectura subyacente en este procesador es la misma que actualmente domina el mercado de los dispositivos móviles y smartphones. “Esto nos permite tener acceso directo a un ecosistema de desarrolladores y software ya consolidado, incluyendo Android, Adobe Flash Player, Java Platform Standard Edition (Java SE), JavaFX, Linux, Microsoft Windows Embedded, Symbian y Ubuntu, junto con más de 700 miembros de la ARM Connected Community, que nos proporcionan aplicaciones de software, hardware y otras herramientas de desarrollo de software”.

Todo parece indicar que los smartphones y tablets desarrollados en torno a procesadores más potentes y rápidos impulsarán una adopción a gran escala más rápida de dispositivos móviles como plataformas de acceso a la informática. De hecho, los tablets ya están empezando a amenazar la supremacía de los netbooks e incluso se habla de su posible extinción.

Con el procesador Cortex A15, ARM está introduciendo nuevas tecnologías que permiten la virtualización del hardware, así como la capacidad de alcanzar hasta 1 Tera de memoria o capacidades mejoradas de corrección de errores. Al extender sus funcionalidades e incrementar el número de núcleos de procesador, se impulsa el rendimiento de la línea de procesador Cortex y ARM consigue mantener la eficiencia energética que los dispositivos móviles requieren para proporcionar el tiempo de batería que demandan los usuarios.

El bajo consumo de energía y las capacidades mejoradas del Cortex A15 también consiguen un mejor rendimiento de los servidores, introduciéndose así en el tradicional ámbito de dominio de Intel.

Los dispositivos construidos sobre el Cortex A15 no estarán disponibles hasta finales de 2012, por lo que el Cortex A9 de doble núcleo podrá seguir siendo el motor principal que impulse los dispositivos móviles en un futuro previsible. Pero, con una potencia de 2,5 GHz en un procesador de cuatro núcleos móvil, los rivales de ARM deberán ponerse a trabajar para desarrollar productos similares y seguir el ritmo impuesto por ARM.

www.arm.com