Bernard Shapiro, miembro del tribunal de Florida, ha afirmado que la situación de monopolio y la supuesta violación de una ley estatal aplicable al caso “son aspectos apropiados para establecer una demanda colectiva”. Los documentos presentados ante el tribunal muestran la presunta violación de una ley estatal contra las prácticas de libre competencia llevadas a cabo a la hora de comercializar su sistema operativo Windows.

La sentencia ampara a todo el que haya comprado un ordenador dentro del estado de Florida, a partir del 15 de noviembre de 1995, con los programas Windows 95, Windows 98, Microsoft Office, Microsoft Word, Microsoft Excel o MS-DOS.

La demanda de Florida se une ahora a otras demandas presentadas por diferentes estados de Norteamérica, como California, Kansas, Minnesota, Dakota del Norte y Dakota del Sur, que han sido presentadas durante los últimos años en los que Microsoft ha tenido que enfrentarse a 19 estados norteamericanos.

www.microsoft.com