Un consorcio denominado The European Committee for Interoperable Systems (ECIS), o Comité Europeo para Sistemas Interoperables, que incluye a fabricantes como IBM, Nokia, Oracle, RealNetworks y RedHat, ha presentado una queja formal a la Comisión Europea con relación a “una gama de productos presentes y futuros” de Microsoft que en su opinión perjudican a la competencia. Al referirse a productos futuros, todo hace pensar en el sistema operativo Windows Vista, que se lanzará a finales de año.

Un ejemplo de las quejas incluidas en la demanda es la negativa de Microsoft a revelar información sobre la interoperatividad de su suite Office. Según los abogados de ECIS, al negarse a proporcionar datos relacionados con formatos de archivo como .doc, .xls y .ppt, la compañía impide que otras suites de aplicaciones como OpenOffice y StarOffice alcancen la plena compatibilidad.

ECIS asegura que ha recurrido a la Comisión, que es el vigilante de las prácticas antimonopolio de la Unión Europea, para acabar con las prácticas dañinas de Microsoft, “que niegan tanto a empresas como consumidores individuales la posibilidad de elección real entre productos de software de la competencia. El comportamiento de la compañía ha servido para reforzar los monopolios existentes de Microsoft y extender su dominio de mercado en diversas áreas de producto, tanto existentes como anunciadas”.

Microsoft le ha restado importancia a las acusaciones del consorcio. “Tenemos que esperar que a medida que introducimos nuevos productos que benefician a los consumidores, sobre todo con la clase de tecnología innovadora introducida en Office 12 y Windows Vista, algunos competidores se quejarán”.