La esperada PlayStation 3 podría alcanzar el precio inicial de los 755 euros por consola, más alto de lo que recientemente se había estimado, lo que afectaría su demanda, según el estudio bancario de Merrill Lynch en EE.UU.

La investigación de la compañía se ha enfocado en el coste actual del proceso de elaboración de cada aparato, no del precio final para los usuarios, ya que con frecuencia los distribuidores o promotores de venta absorben una porción del coste para que los consumidores dispongan de un precio atractivo.

El coste del lector de discos de Blu-ray y del procesador Cell de Sony son los principales problemas para PlayStation3, según Merrill. El primero probablemente tiene un coste de 294 euros por unidad porque aún es un estándar demasiado nuevo, aunque este precio podría bajar 84 euros, en tres años, si se incrementa la cantidad de consolas y jugadores.

El coste general del sistema por pieza podría reducirse en 268 euros tres años después del lanzamiento, como el precio de otros componentes, según el estudio.

El excesivo coste de la fabricación de PlayStation 3 podría causar un retraso de entre 6 meses y un año, lanzándose en Japón durante la segunda mitad de este año, según Merrill. Este retraso sería una gran noticia para Xbox 360 de Microsoft ya que le daría tiempo adicional para sacar provecho a sus primeros movimientos de mercado. Además permitiría a Microsoft vender su consola en el periodo estival, ya que Sony no sacará el producto en Norteamérica y en Europa hasta después del 2006 o de la primavera de 2007, según la investigación realizada por Merrill Lynch.