El cine Picadilly del barrio Shinjuku de la capital japonesa es el primer lugar del mundo en el que la gente podrá ver la enorme pantalla de Sharp, que primero apareció como prototipo en el CES de 2007. Hoy por hoy, es el modelo LCD es el de mayor tamaño que está disponible de cualquier fabricante y esto ha sido posible porque Sharp recientemente abrió una nueva planta en Japón que puede trabajar con láminas de cristal lo suficientemente grandes como para fabricar una pantalla de este tamaño.

La planta de fabricación, situada en Kameyama, Japón, trabaja con las que se conocen como octava generación de láminas de cristal, que tienen unas medidas de 2,2 metros por 2,5. Normalmente, muchas pantallas son fabricadas en cada una de estas láminas, por ejemplo, los cristales de octava generación son muchos más económicos para fabricar 8 paneles de 46 pulgadas o 6 de 52, pero en el caso de la nueva pantalla, se ha utilizado la lámina entera.

Por esa razón, una pantalla mayor no parece que pueda aparecer en el mercado próximamente, al menos no hasta que se construyan plantas de fabricación más avanzadas y a día de hoy, ningún fabricante de LCD ha anunciado planes concretos en el desarrollo de una planta de esas características. La pantalla de los cines de Tokio está situada entre las salas, para mostrar trailers de las películas que se estrenarán próximamente. En el CES, su ubicación era mejor para comprobar su verdadero tamaño, más alto que el de una persona.

Esta pantalla de alta definición está complementada por otros 50 paneles LCD en todo el complejo de cines. Muchos monitores de 65 pulgadas están sobre los mostradores de entrada y ofrecen los últimos estrenos, mientras que los pases de las salas se muestran en otras pantallas de 52 pulgadas.

Con este debut de la pantalla en Picadilly, Sharp está lanzando el panel al mercado comercial pero lo hace bajo pedido. Esta pantalla se dirige principalmente a usuarios corporativos del mundo de la información, televisión y entretenimiento. Su precio es de 103.000 dólares americanos.