El CEO y fundador de Ubuntu ha destacado que están trabajando para permitir que puedan llevarse a cabo actualizaciones diarias para adaptarse a los nuevos tiempos, en lugar de las dos importantes que ofrecen cada año.

Aunque es un hito que todavía no se ha hecho realidad, así lo ha destacado recientemente su CEO y fundador Mark Shuttleworth, quien ha comentado que “en un mundo orientado a Internet, necesitamos permitir que algunas de las actualizaciones del sistema operativo se realicen cada día”.

Shuttleworth también ha destacado que es necesario mantener un amplio ecosistema de plataformas Ubuntu que funcionen en diferentes dispositivos, y que a su vez ofrezcan sincronización con otros terminales tipo Android o iPhone.

El modelo de actualizaciones del sistema operativo que habitualmente lleva a cabo Canonical está basado en ofrecer nuevas versiones cada seis meses, procediendo de forma que se renombran las versiones con letras del alfabeto de forma sucesiva o números. La versión 10.10 que fue presentada recientemente, por ejemplo, es Maverick Meerkat, mientras que la versión 11.04 prevista para el próximo mes de abril será denominada Natty Narwhal. Pronto, este tipo de actualizaciones podrían convertirse en un fenómeno. Mark Shuttleworth destaca que se han marcado un período máximo de 5 años para poder en práctica este sistema de despliegue de actualizaciones. Todo ello se llevaría a cabo a través del conocido como Ubuntu Software Center, lugar desde el que actualmente es posible adquirir todo tipo de aplicaciones perfectamente englobadas bajo 13 diferentes categorías.

Lo más notable de cara a los usuarios y socios de Ubuntu, sería que con este tipo de actualizaciones, los fabricantes de dispositivos podrían ofrecer la versión embebida más actual, haciendo que la plataforma sea mucho más competitiva y segura, por todo lo que conlleva la seguridad. Los usuarios, por su parte, no tendrán que esperar tanto tiempo para las mejoras de su sistema operativo.

www.ubuntu.com