Tal y como se puede leer en su blog, Twitter va a realizar diversos cambios para que los usuarios de la red social tengan más control sobre sus cuentas cuando utilizan aplicaciones de terceros. Hasta la fecha, cuando otra aplicación (como TweetBot, Twitterrific o TweetDeck) o un servicio Web (por ejemplo, Favstar) solicitaba el acceso a la cuenta Twitter del usuario, el acceso era total o completamente rechazado. El permitir que un tercero accediera a la cuenta de Twitter del usuario significaba dar no sólo la capacidad de leer y publicar tweets en su nombre, sino también el acceso completo a su historial de mensajes directos. Después de que Twitter implemente el cambio anunciado, los usuarios tendrán la posibilidad de especificar si desean permitir que las aplicaciones de terceros accedan al historial de mensajes directos. En un anuncio a los desarrolladores, Twitter declaró que las aplicaciones que no necesitan tener acceso a los mensajes directos no tendrán que cambiar nada. El resto deberán actualizarse con el sistema denominado Twitter OAuth. Al iniciar sesión en Twitter a través de una aplicación de terceros, este servicio no necesita guardar la contraseña del usuario. Se puede utilizar uno de los dos mecanismos de autorización: xauth, en donde la aplicación obtiene los datos de acceso del usuario y los envía a Twitter para la verificación, y OAuth, donde la aplicación envía al usuario a Twitter para proporcionar su nombre de usuario y contraseña, siendo Twitter quien notifica a la aplicación si el usuario se ha conectado con éxito o no.