Tulip ha decidido fabricar las placas base de sus ordenadores en España, más concretamente en Madrid. Una vez realizado el proceso de fabricación se procede a la instalación de las mismas en los ordenadores de todas las gamas de Tulip. La empresa encargada del proceso de fabricación es Microser, quien desarrolla los productos para todas las fábricas Tulip.