La compañía holandesa Tulip Computers incrementó su cifra de ventas de ordenadores en un 36% en 1995. Su facturación creció un 17%, de 35.349 millones de pesetas en 1994, pasó a ser de 41.214 el pasado año. El beneficio neto aumentó más de un 27%, situándose en 713 millones pesetas. Pese a lo favorable de estos datos, el margen bruto sufrió un descenso, bajando de un 26,1% en 1994 a un 23,2% en 1995. Las causas de esa reducción, según la compañía, han sido un importante aumento de la competencia y la fuerza adquirida por la moneda holandesa, el florín, que ha provocado que los productos Tulip se vendan con un margen menor en los países con monedas más débiles.