Este mes ofrecemos tres útiles trucos para usuarios de Windows 2000 Profesional y, como novedad, un truco para el sistema Windows XP.

1- Bloquear rápidamente la estación de trabajo

Los que trabajamos habitualmente con Windows NT o Windows 2000 tenemos la útil posibilidad de bloquear nuestra estación de trabajo cuando no la vamos a utilizar. Se trata de algo que todo el mundo debería hacer en las empresas. De ese modo evitamos que alguien use nuestro sistema mientras estamos ausentes y por lo tanto pueda disponer de nuestras credenciales para acceder a información confidencial o recursos vetados de la red, por no hablar de introducir un virus o borrar archivos importantes.

Para conseguirlo, lo habitual es proceder de la siguiente manera: se pulsan al mismo tiempo las teclas CTRL+ALT+SUPR y en el diálogo que aparece se pulsa el botón Bloquear el equipo. Se trata de un método bastante rápido, pero aún así todavía se puede mejorar y hacerlo más cómodo.

El truco consiste en crear un acceso directo y colocarlo en una barra de inicio rápido como la que suele estar al lado del botón de inicio, tal y como muestra la figura anterior (puede consultar cómo crear este tipo de barras en el práctico de software del número 166 de PC World).

Para ello pulsaremos con el botón derecho sobre el escritorio, y en el menú contextual seleccionaremos Nuevo·Acceso directo.... En el diálogo que aparece debemos escribir el siguiente comando como ubicación del elemento: %windir%\System32\rundll32.exe user32.dll,LockWorkStation

Esto lanza la función de la API LockWorkstation ubicada en la biblioteca del sistema User32.dll. Como nombre para el acceso directo podemos usar cualquiera, como por ejemplo “Bloquear estación de trabajo”.

El icono que queda en el escritorio tiene un logotipo de Windows. Lo mejor es cambiarlo y utilizar uno más adecuado para la función del nuevo comando. En las propiedades del acceso directo pulse el botón Cambiar icono. A mí me gusta especialmente el icono de la figura, que podremos encontrar dentro de la biblioteca %SystemRoot%\system32\SHELL32.dll, en duodécima posición por la izquierda en la fila de abajo, pero puede utilizar cualquiera que considere adecuado.

Por fin, lo único que debemos hacer es arrastrar este nuevo acceso directo sobre una barra de comandos de acceso rápido. A partir de ahora basta con hacer clic sobre el icono para que la estación de trabajo se bloquee en un solo paso.

2- Activar el apagado automático en Windows 2000/XP

Windows 2000 soporta el uso del estándar APM (Advanced Power Management). Se trata de una capa de software desarrollada por Intel y Microsoft que se sitúa entre el hardware y el sistema operativo y que, como su propio nombre indica, permite gestionar el uso de energía de los equipos. Esto es especialmente importante en los equipos portátiles, ya que puede multiplicar la duración de las baterías.

De todos modos, aunque usted no disponga de un ordenador portátil, es útil activar la compatibilidad del sistema con APM. Una de las situaciones en la que más lo notaremos en un equipo de sobremesa es a la hora de apagarlo. Si la BIOS del equipo soporta APM y Windows lo detecta no será necesario pulsar el botón de apagado para cortar la corriente. Será el propio ordenador quien se apague él solo.

Windows 98 y Me detectan bien las placas que soportan APM, pero Windows 2000 tiene algunos problemas y en muchos casos no lo hace.

Si tiene una placa relativamente moderna (las de hace tres años o incluso más lo suelen soportar) pero sin embargo sigue teniendo que pulsar la tecla de apagado del ordenador tras cerrar el sistema, este consejo le ahorrará tiempo.

Vaya al panel de control y entre en las Opciones de energía. Existe una pestaña llamada APM que, como muestra la figura, tiene una sola opción: Habilitar la compatibilidad con la administración avanzada de energía. Márquela y pulse sobre Aceptar.

A partir de ahora su equipo se apagará automáticamente cuando cierre el sistema operativo.

Este truco funciona también con Windows XP.

3- Forzar el inicio automático de sesión en Windows 2000

Si utilizamos nuestro Windows 2000 Profesional accediendo siempre a él con el mismo nombre de usuario, es posible configurar el sistema para no tener que escribir la clave cada vez que entremos en el equipo. Se trata de algo muy sencillo, pues basta con abrir la utilidad de Usuarios y contraseñas del Panel de control, y desmarcar la opción Los usuarios deben escribir su nombre y su contraseña para usar el equipo.

Al hacerlo se nos ofrecerá un diálogo en el que escogeremos qué usuario queremos emplear para el inicio automático. A partir de ahora cada vez que se reinicie el equipo entrará con las credenciales de ese usuario.

Esto puede ser muy útil en ciertas empresas en las que interesa que los usuarios entren todos al equipo con los permisos muy recortados, de manera que no puedan estropear nada. Sin embargo, existe una manera de saltarse el inicio automático y poder introducir un nombre de usuario y una clave distintos a los predeterminados. Si el usuario pulsa la tecla de mayúsculas antes de que ocurra el acceso automático, éste se detendrá y se le ofrecerá un diálogo de autenticación normal.

Si quiere evitar que esto ocurra y forzar siempre el inicio automático puede modificar la siguiente clave del registro: HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\WindowsNT\CurrentVersion\Winlogon

Dentro de ella añada una clave de texto con el nombre ForceAutoLogon y asígnele el valor 1 para evitar que nadie se salte el acceso automático. Si le asigna el valor 0 o elimina la clave volverá a la situación anterior.

4- Instalar NetBEUI en Windows XP

Cuando se trata de crear una red local de pequeño tamaño en casa o en un despacho es frecuente recurrir al protocolo NetBEUI. Este protocolo (NetBios Enhanced User Interface) es una versión no encaminable del protocolo NetBios que fue diseñada por IBM y extendida por Microsoft y Novell.

Por sus características es muy recomendable para redes locales de pequeño tamaño, ya que no necesita configuración de tipo alguno y permite compartir recursos entre los equipos con sólo instalarlo. Por ello muchas pequeñas empresas lo utilizan en sus ordenadores Windows.

Lamentablemente la nueva versión del sistema operativo de Microsoft, Windows XP, no soporta oficialmente este protocolo, por lo que si lo instalamos en un ordenador perteneciente a una red de este tipo no seremos capaces de comunicarlo con el resto de equipos.

Sin embargo, en el propio CD-ROM de Win-dows XP se encuentra la solución a este problema.

Diríjase al directorio VALUEADD\MSFT\NET\NETBEUI de su CD-ROM de Windows XP Home o Professional. Copie el archivo NBF.SYS que allí encontrará en su directorio c:\winnt\system32\drivers. Copie el archivo NETNBF.INF en su directorio c:\winnt\inf. Una vez hecho esto acuda a las propiedades de su conexión a la red de área local y pulse el botón Instalar?Protocolo. En la lista de protocolos disponibles le aparecerá ahora también NetBEUI y lo podrá instalar con normalidad, utilizando su equipo con Windows XP en la red que tenga actualmente.

Un método adicional, pero idéntico en el fondo, se describe en el artículo Q301041 de la Knowledge Base de Microsoft, al que se puede acceder en support.microsoft.com/support/kb/articles/Q301/0/41.ASP. a style=pos<</title>