Si tomamos una foto con poca luz obtendremos una imagen oscura y con falta de iluminación. Sin embargo, gracias a programas de edición es posible salvar una imagen de estas características.

La primera acción del proceso es realizar una duplicación de la imagen, en este caso el editor empleado es el de Adobe Photoshop Elements.  Al abrir el programa y duplicar la imagen, aparece la foto dividida en dos capas.

A continuación, el siguiente paso es saturar la capa superior poco a poco seleccionando la opción de mejorar el color. Reduciremos la saturación hasta el 50 por ciento, concretamente hasta llegar al -50. Para invertir el color de la capa pulsamos Ctrl-I, y así pasaremos a visualizar la foto como una especie de negativo fotográfico. La siguiente fase consiste en pasar en la paleta de capas del modo normal al overlay. Al instante, veremos la foto mucho mejor, quizá el resultado no sea perfecto pero la modificación no lleva más de dos minutos. Para finalizar, haga clic en la paleta de capas y en aplanar imagen para filtrar el ruido, le damos a guardar y ¡listo! fotografía