Según la propia compañía, han comparado este sistema como un cajero automático, donde en vez de utilizar una tarjeta de crédito se usa el teléfono móvil. Para acceder a este tipo de máquinas, el usuario tiene que llamar a un número gratuito que aparece reflejado en el frontal de la máquina recreativa y decir qué cantidad desea apostar y autorizar el juego con la introducción de un código secreto en el teclado del terminal. Así, Paybox autoriza en cuestión de segundos la transacción, e indica en la máquina el crédito con el que quiere apostar.

www.paybox.es