mobiroEl pasado jueves Toyota presentó dos nuevos desarrollos dentro de su línea de robots. Uno de ellos, bautizado con el nombre de Mobiro, consiste en un tipo de silla de ruedas monitorizada que puede arreglárselas para trasladar a personas incluso sobre superficies irregulares y subir pendientes de 10 grados. El conductor, sentado en Mobiro, puede manipular la máquina mediante controles instalados en los reposabrazos.

Pero sin duda lo más interesante de esta máquina es su capacidad para acercarse a su propietario automáticamente cuando éste se lo ordena utilizando un control remoto y seguirle de cerca de manera continuada. Mobiro, que pesa 150 kilogramos y que empezará a ser sometido a pruebas de campo en la segunda mitad de 2008, puede evitar obstáculos en su camino sin necesidad de la intervención del usuario, así como transportar cargas, incluidas otras personas.

violin-playing robotPor lo que respecta a la otra máquina, Violin-Playing Robot, carece de nombre propio, pero tiene, además de forma “humana”, habilidades musicales bastante impresionantes. Puede sujetar el violín con una mano y mover el arco con la otra para reproducir melodías perfectamente afinadas. Además, es capaz de mover los dedos de su mano izquierda por el mástil del instrumento para producir efecto trémolo. Violin-Paying Robot mide metro y medio y pesa 56 kilogramos.

Robina, azafata de congresos

Durante la rueda de prensa convocada por Toyota en Tokio para presentar sus nuevos desarrollos, la compañía volvió a mostrar su robot Robina, que hizo su primera aparición en público a mediados de este año.

robiraRobina está diseñada para la comunicación directa con los humanos e hizo su debut sirviendo de guía a los asistentes a Toyota Kaikan Exhibition Hall en Toyota City el pasado agosto. Puede guiar automáticamente en una ruta evitando obstáculos y firmar autógrafos sosteniendo en una de sus manos un bolígrafo y en la otra un papel.

Este tipo de desarrollos sirve de experiencia en la clase de control eléctrico y mecánico de alto nivel que los ingenieros necesitarán perfeccionar antes de dar el siguiente paso hacia la creación de robots capaces de actuar como asistentes de seres humanos más o menos dependientes, como ancianos o discapacitados. Un tipo de máquinas que Toyota espera empiecen a aparecer en la próxima década.