El nuevo procesador permite almacenar 4 Gbits (512 MB)de datos y ambas compañías afirman que se encuentran trabajando también en un segundo procesador que incluye dos de estos procesadores de 4 Gbits en una misma carcasa, obteniendo una capacidad efectiva de almacenamiento de 8 Gbits (1 GB) en un procesador de memoria flash.

Este tipo de adelantos son típicos en las tecnologías de memoria y utilizan unos métodos de producción más avanzados para desarrollar procesadores con una mayor densidad de memoria. Esto permite tanto la reducción del tamaño físico del procesador como el aumento de su capacidad de memoria hasta el doble.

Para los usuarios esto implica que los dispositivos que emplean memoria flash que en dispositivos como cámaras digitales, teléfonos móviles o reproductores MP3 puedan ofrecer una capacidad de memoria mayor en el mismo tamaño.

Ambas compañías están planeando la fabricación de unos 300.000 procesadores al mes tanto de los de 4 Gbits como los de 8 Gbits a partir del tercer trimestre de este año. La producción correrá a cargo de Flash Vision japan, una empresa creada entre Toshiba y ScanDisk que utiliza el proceso de producción de 90 nanómetros.

Las muestras de estos procesadores estarán disponibles a partir de este mes por 114 dólares el de 4 Gbits y 228 dólares el de 8 Gbits. Todavía no se conoce cual será su precio definitivo cuando salgan al mercado. La compañía ha afirmado que tiene entre sus planes también el desarrollo de un procesador de memoria flash que almacene hasta 16 Gbits (2 GB), cuyas primeras muestras estarán disponibles para el tercer trimestre del año.