Según los datos de Toshiba, la pantalla es uno de los componentes de un ordenador portátil más expuesto a roturas y su coste medio de reparación es de 300 euros. Por ello incluirá un nuevo servicio en todos los portátiles que venda, consistente en un seguro que cubre la sustitución o reparación de este componente en un plazo de cinco días.

Durante el primer año el seguro no tendrá ningún coste para el cliente de Toshiba por lo que queda activado automáticamente con la compra, evitando que haya que hacer ningún trámite posterior.

Para dar un aviso de accidente bastará con el número de serie del ordenador y la factura de compra.