Las dos compañías han firmado una carta de intenciones para trabajar juntos dentro del proyecto de Volkswagen de construir un vehículo que pueda producirse en masa y ser viable económicamente y que sea respetuoso con el Medio Ambiente, tal y como demandan cada vez más los consumidores. Volkswagen trabaja con diversas empresas en el desarrollo de algunos de los componentes de este vehículo, como Toshiba.

Tanto Toshiba como Volkswagen tienen también previsto trabajar en los sistemas de batería de Ion Litio para estos vehículos eléctricos.

Tenemos todavía mucho trabajo por hacer en Investigación y Desarrollo (I+D) hasta que podamos producir un vehículo eléctrico, y en el terreno particular de la tecnología relacionada con las baterías es donde estamos trabajando mano a mano con socios tecnológicos como Toshiba”, relata el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn.

Recientemente, Toshiba empezaba la producción en masa de un nuevo tipo de batería de Ion Litio para utilizarse en sectores como el automovilístico. Este producto, conocido como SCIB (Super Charge Ion Battery), está basado en una tecnología propietaria de Toshiba y que permite cargar un 90 por ciento de su capacidad en pocos minutos. SCIB se utiliza ya en una bicicleta eléctrica.