Toshiba ha confirmado hoy el cese de producción de dispositivos de HD DVD, por lo que el fabricante no tiene intención de seguir desarrollando, fabricando o comercializando más reproductores y grabadores de este formato, una decisión que otorga la victoria a su máximo rival, el disco de alta definición Blu-ray.

“Hemos evaluado cuidadosamente los efectos a largo plazo de continuar la denominada “Guerra de Formatos de DVD de Alta Definición” y hemos llegado a la conclusión que una rápida decisión es la mejor forma de ayudar al desarrollo del mercado”, señaló Atsutoshi Nishida, presidente y CEO de Toshiba Corporation.

La compañía comenzará a reducir las entregas de pedidos de reproductores y grabadores de HD DVD al canal retail, con el objetivo de cesar este negocio a finales de marzo de 2008. Además, el fabricante planea acabar con la producción de unidades HD DVD para otras aplicaciones, como PCs y juegos, en el mismo periodo, aunque seguirá ofreciendo servicio técnico a los clientes que tengan aparatos de este formato.

Los recientes cambios en el mercado han sido el motivo principal que ha llevado a la empresa a tomar esta decisión. A principios de año, Warner Bros anunciaba su confianza exclusiva en Blu-ray, una decisión que suponía el abandono del HD DVD de uno de los tres estudios más importantes de Hollywood y que daba lugar a la creencia de que, finalmente, Blu-ray ganaría la batalla.

Por otra parte, Wal-Mart, una de las principales cadenas comerciales estadounidenses, afirmó recientemente que eliminaría la venta de productos HD DVD para centrarse exclusivamente en Blu-ray. De igual modo lo ha hecho la compañía electrónica Best Buy, quien ha hecho pública su vuelta a Bly-ray, pero sin mencionar que tenga también la intención de dejar de ofrecer productos HD DVD.

No obstante, Toshiba ha asegurado mantener su colaboración con las empresas que han estado trabajando junto con ella en el desarrollo del mercado HD DVD, como son los estudios Universal Studios, Paramount Pictures y DreamWorks Animation; los principales proveedores de contenidos y empresas de entretenimiento de Japón y Europa; y las industrias informáticas Microsoft, Intel y HP.