Las cuentas cerradas a 31 de marzo de 2007 indican que Toshiba acaba este ejercicio fiscal llegando a los 300 millones de euros de facturación y las 245.000 unidades vendidas (lo que supone un crecimiento superior al 45 por ciento respecto a 2005). Unos números que permiten, según Ruano, que la filial española sea la más rentable de la corporación a nivel mundial.

El director general insiste en que la mitad de los portátiles que se venden en nuestro país están por debajo de lo 949 euros de PVP; un nicho de mercado en el que, por otra parte, Toshiba sólo hace el 15 por ciento de su facturación. “Pese a todo esto, somos el tercer fabricante en el cómputo global del mercado de PC en España, por detrás de HP y Acer, a cinco y dos puntos, respectivamente”.

En cuanto a este ejercicio 2007, Ruano remarca que calidad, tecnología y diseño serán los tres pilares en los que se basará la estrategia de Toshiba. La parte quizá más novedosa sea la de diseño, aspecto en el que Ruano asegura que “pese a apostar por él, no renunciaremos, como otros fabricantes, a la tecnología de nuestros productos”.

Los objetivos de este año pasan por crecer un 25 por ciento, lo que, según Ruano, es un dato “moderado” y que de los dos millones de portátiles que se prevé que se vendan en este año, 400.000 sean de Toshiba.