Alberto Ruano, director general de la firma en nuestro país, asegura que Toshiba acaba este 2006 con un crecimiento del 47 por ciento en facturación y del 52 por ciento en unidades vendidas. Pese a que los ordenadores personales siguen experimentando fuertes bajadas de precio, Ruano asegura que la diferencia entre los dos datos facilitados es estrecha “por no estamos en el negocio de los portátiles por debajo de 599 euros” que, según sus datos, representan sólo el 12 por ciento de las unidades vendidas en el mercado español.

En cuanto al año fiscal, que se cierra el 31 de marzo, Ruano estima que la facturación rondará los 300 millones de euros, siendo 300.000 los ordenadores portátiles que, durante este ejercicio fiscal, haya entregado la compañía en el mercado español. Cabe señalar que la división informática sigue suponiendo el 88 por ciento de la facturación de Toshiba.

En el apartado audiovisual, la compañía se muestra convencida de que 2007 será el del HD DVD en nuestro país, del que se esperan vender 10.000 unidades, la mitad de ellas ensambladas en los propios ordenadores.

Por último, el director general de Toshiba asegura que durante 2006 la compañía ha vendido un 47 por ciento más de televisores.