Como se dice popularmente, éramos pocos… Si no teníamos suficientes propuestas de dispositivos de movilidad, recientemente ha emergido con fuerza una nueva, impulsada de nuevo por Intel (aunque Nokia fue la primera en hablar de este tipo de nuevo dispositivo), a la postre, el que debe especificar muchas de las características técnicas y de diseño de estos equipos. Hablamos de los MID (Mobile Internet Device), es decir, unos pequeños dispositivos para conectarse a internet. Pero, ¿aportan algo nuevo?

Hace tiempo que la movilidad es un filón en la industria de las Tecnologías de la Información (TI). No sólo porque supone una parte importante del negocio y del dinero que mueve en los mercados, sino porque estamos ante una serie de productos muy “amigables” y que, por tanto, suelen pasar a formar parte de nuestra vida, tanto profesional como muchas veces personal, con una facilidad pasmosa.

La otra cara de la moneda está, por decirlo de alguna manera, en que a veces acabamos llevando con nosotros multitud de diferentes dispositivos, cada uno para un propósito y función, por lo que la movilidad puede llegar a convertirse más en un hándicap que en una solución.

Además, digamos que es un entorno menos maduro que otros segmentos de las Tecnologías de la Información, con todo lo bueno y malo que ello conlleva. Es decir, un ordenador de sobremesa tiene ya muy definidas sus funciones y características. Es verdad que en soluciones de escritorio podemos optar por un PC con diferentes formatos o, si lo preferimos, por un thin client o una estación de trabajo. Incluso por una dock station que nos permita trabajar, más cómodamente, en la mesa de nuestra oficina con nuestro portátil habitual. Pero poco más tenemos donde elegir.

Sin embargo, en el entorno de la movilidad, podríamos poner encima de una mesa toda la oferta de diferentes productos entre la que podemos escoger y seguramente se nos quedaría pequeña. No hablamos sólo de las diferentes gamas de portátiles con las que nos podemos encontrar (ligeros, compactos, ultraligeros, mini portátiles, de bajo coste…) sino con otra serie de productos: teléfonos móviles, smart–phones, PDA, ultra móviles (UMPC u Origami)… y eso por no hablar de MP3, cámaras de fotos y demás.

Pues bien, si aún no se ha perdido en toda esta maraña de dispositivos, conceptos y propuestas, quizá deba ir acostumbrándose a uno nuevo: los MID.

Dispositivo móvil para internet

MID (Mobile Internet Device) es, básicamente y como viene a decir su propio nombre en inglés, un dispositivo móvil cuya misión principal es la de permitir a su usuario conectarse a internet. Para muchos, este nuevo tipo de dispositivo es muy similar a otro del que ya hemos hablado en estas mismas páginas de PC World, los UMPC (Ultra Mobile Personal Computer) u Origami.

Sin embargo, y aunque los parecidos son más que evidentes y razonables, no estamos ante el mismo tipo de producto. Como primera gran e importante diferencia además de su uso primordial de internet, que va a marcar claramente la orientación de uno y otro equipo, basta señalar que, quizá, los MID están más pensados para un uso más lúdico, es decir, para consumidores y los denominados “prosumidores”, ese perfil que lo mismo utiliza un dispositivo para propósitos de trabajo que de ocio. Mientras, el hermano mayor, el UMPC, fue diseñado más para un uso profesional, especialmente pensado para aquellos trabajadores con unas alta necesidades de movilidad espacial.

Y, una vez más, ha sido Intel el propulsor de esta idea, de este nuevo concepto de movilidad. Aunque habría que remontarse a la edición que se celebró, en 2007, en Pekín de la Intel Developer Forum (el foro de desarrolladores de la compañía), ha sido en la última edición, llevada a cabo en la también ciudad china de Shangai (y de la que pueden encontrar una completa cobertura en el número de mayo de PC World) donde han cobrado aún más protagonismo, sobre todo porque los MID han abandonado ya el estado de mero prototipo para adentrarse en la esfera más comercial del mismo.

Sin embargo, y en honor a la verdad, también Nokia tiene un concepto que, si no igual, es muy parecido, ya que en ambos casos nos encontramos con una especie de pantalla táctil, de reducidas dimensiones y peso, pero con la capacidad de procesamiento y batería suficiente como para permitirnos conectarnos a internet durante un buen rato. Aunque es evidente que tendrán sus diferencias, no se puede negar que igual que se compara un MID con un UMPC, puede compararse un MID con una tableta de las que propone el fabricante finlandés.

¿Y qué opina Nokia? Pues nada menos que “es un placer que un fabricante tan importante como Intel confirme lo que llevamos haciendo desde 2002 cuando hemos lanzado el Nokia 770 que fue nuestro primer Internet Tablet: un concepto similar al MID, basado también en Linux, con pantalla táctil, pero con procesadores ARM, y que está teniendo un claro apoyo por parte de Nokia con la evolución del N800 y sobre todo del N810 que incluye GPS integrado y teclado QWERTY, y ahora también con la versión WiMax en EE.UU.”, señalan fuentes de la compañía a PC World.

De hecho, muchos son los que no están de acuerdo con que estemos ante el mismo tipo de dispositivo, pero para otros estamos, qué duda cabe, ante el mismo tipo de producto, puesto que, a grandes rasgos, el objetivo con el que fueron diseñados es el mismo: total portabilidad con baja potencia y precio (y, de hecho, es una de las grandes notas diferenciadoras respecto a los UMPC, aunque ello sea también a costa de rebajar también sus características técnicas, puesto que tampoco necesitan tantas prestaciones para cumplir con los cometidos que se le exigen). ¿Cuáles son esas exigencias? Pues, básicamente, permitirle estar conectado, especialmente a internet, para sacar partido de todas las posibilidades multimedia (incluyendo aplicaciones generales, vídeos on-line, juegos flash) que permite internet.

Un procesador tras el MID

Adentrándonos un poco más en la propuesta que formula Intel, el corazón y la base de todo este nuevo concepto está en la ya famosa línea de procesadores Atom así como en los Centrino Atom. Como se conoce, la “revolución” de estos Atom no es otra que su baja velocidad. Sí, su baja velocidad, de unos 600 a 800 MHz. Es decir, no son procesadores pensados para portátiles, pero tampoco para otro tipo de soluciones móviles de más reducido tamaño, como PDA o teléfonos inteligentes.

Evidentemente, este procesador cuyas velocidades nos recuerdan al siglo pasado tiene una serie de limitaciones. La primera de ellas es la del sistema operativo. Windows sigue siendo, para este tipo de equipos, un sistema operativo quizá muy “pesado” y que consume muchos recursos. Por ello, desde muchos ámbitos sólo se recomienda el sistema operativo de las ventanas en di