Es la pregunta que nos hacemos a tenor de las últimas tendencias. La informática en la nube, que penetra cada vez con más fuerza en las compañías, así como la creciente popularidad de portátiles, netbooks, smartphones y dispositivos móviles, están haciendo que los pilares del negocio de los PC de sobremesa en la empresa empiecen a tambalearse.

En momentos de recesión económica como los que atravesamos, las ventas de PC de sobremesa no están pasando por su mejor momento. Las empresas intentan alargar lo máximo posible los ciclos de renovación de sus parques informáticos y, en el caso de tener que hacer inversiones de este tipo, optan por fórmulas más económicas. Los portátiles se están convirtiendo en una alternativa polivalente, pues, en muchos casos no sólo cubren las mismas necesidades que cualquier PC de sobremesa, sino que ofrecen también un valor añadido, el de la movilidad.

A este fenómeno se une el de la apuesta por la nube, una fórmula tecnológica que, si bien precisa de servidores, no le resulta imprescindible contar con potentes equipos en el puesto de trabajo. Se abre el camino para un nuevo tipo de PC, es cierto, quizá no tan nuevo, el terminal tonto, que podría también hacer mella en la cuota de negocio de los tradicionales equipos de sobremesa.

¿Es éste el fin de una era?

“El PC de sobremesa goza de muy buena salud”. Así de claro lo tiene Alfonso Enebral, director de la Unidad de PC de Sobremesa de Empresa de HP PSG, quien considera que es un modelo que tiene un público fiel y que, además, ha sabido adaptarse a la evolución y nuevas necesidades de los usuarios, con nuevos formatos de torres ultra-finas en su modelo tradicional o de modelos ‘all in one’, una de las tendencias con más empuje actualmente en el mercado. No en vano, desde IDC se apunta que en 2010 la cuota de mercado de los equipos de sobremesa todo en uno se doblará, fruto del creciente interés por parte de los consumidores, combinado con un nuevo impulso en el sector profesional, lo que impulsará un crecimiento fuerte de las ventas. En total, se estima que los PC todo en uno se harán con el 10 por ciento del mercado mundial de ordenadores de sobremesa en 2010.

Así las cosas, en opinión de Penélope Mantiñán, responsable de producto de Fujitsu, no hay debate en torno a este tema, pues “sigue habiendo futuro para el PC de sobremesa. El cambio no se va a dar todavía”.

Desde su punto de vista, estamos más bien en el punto de partida de una evolución que nos lleva hacia “el terminal tonto porque hay entornos en los que no se le da un rendimiento real al PC”. Aunque también reconoce que se trata de un tipo de equipos que están más dirigidos a las grandes empresas, porque precisan de unos servidores potentes que los soporten. Por tanto, considera que no estamos ante la muerte del PC, pues éste “evoluciona” y su entorno se completa con los thin clients, aunque también aclara que “hay entornos donde el thin client no tiene sentido”.

La historia del terminal tonto viene de lejos. Si nos remontamos unos años atrás, veremos cómo entonces también se pensó que el thin client sustituiría al PC y finalmente no ocurrió. Con aquella experiencia, hoy en día no son pocos los clientes que dicen que no a este tipo de productos, pero según Mantiñán, antes de tomar una decisión al respecto, “hay que hacer pruebas para comprobarlo, porque suponen un ahorro de costes, de consumo y de gestión importantes para la empresa”. Una de sus principales ventajas es su control centralizado, que permite muchos ahorros.

Además, los thin clients están viviendo un nuevo renacer de la mano de la virtualización, el cloud está impulsando este fenómeno y el terminal tonto “completa este círculo”, pues es “el dispositivo ideal para virtualizar el equipo de trabajo”.

Borja Velón Lepine, director de relaciones externas de Lenovo, va más allá al augurar un buen futuro para el PC de sobremesa, pues, considera que ha evolucionado muy rápido en los últimos años, “con una creciente demanda de nuevas características y funcionalidades”. En su opinión, el segmento de equipos de sobremesa está experimentando una transformación “que se podría resumir en los siguientes puntos: diseños más elegantes, disminución del tamaño, características más ecológicas, mejor rendimiento y capacidades multitarea”.

Un as en la manga

Así las cosas, Jaume Pausas, responsable de producto de Gateway también cree que los ordenadores de sobremesa “seguirán teniendo su hueco, aunque quizás sólo representen un 30 por ciento del mercado y el resto serán portátiles”. Desde su punto de vista, “está claro que los PC se dedicarán a aplicaciones muy concretas”, pues sus capacidades les permiten ofrecer un mayor rendimiento en trabajos muy profesionales o multimedia, por ejemplo.

De hecho, Pausas considera que “el PC de sobremesa sigue siendo una buena opción para usuarios que necesitan un ordenador con mejores prestaciones, que no requieren movilidad y que buscan la mejor relación calidad-precio”. Así las cosas, cree que los thin clients abren el abanico de posibilidades, “para que el reemplazo de la vieja torre no sea sólo un portátil”.

Sin embargo, el PC aún sigue teniendo ciertas bazas a su favor. Y es que, los equipos de sobremesa pueden hacerse a medida del cliente, mientras que en el caso de los terminales tontos, simplemente tienen poco disco duro y los datos y aplicaciones residen en servidores. Lo que da menos margen para personalizarlos.

En definitiva, todo parece indicar que el futuro de los equipos de sobremesa viene de la mano de la especialización. Hay muchas empresas y sectores de actividad que requieren puestos fijos, pero sus necesidades están cambiando, por lo que los equipos también deben evolucionar para adaptarse a sus nuevos requerimientos. Estas necesidades varían mucho dependiendo del sector o tipología de empresa, por lo que seguirá habiendo mercado para una amplia oferta de equipos de sobremesa, con distintos formatos y características

“En los mercados desarrollados se están demandando ordenadores de sobremesa en sectores en los que los empleados utilizan sus equipos principalmente para introducir datos o realizar transacciones. Así pues, call centers y distintos sectores como el financiero, hospitalario, educativo, banca o ingeniería utilizan puestos fijos de sobremesa en gran medida”, explica Borja Velón, de Lenovo.

Pero si algo tienen en común los PC actuales es su apuesta por nuevos formatos, procesadores de bajo consumo, soluciones de eficiencia energética o la incorporación de la tecnología táctil que abre una nueva dimensión en la experiencia del usuario, con nuevas aplicaciones más sencillas e intuitivas, son sólo algunos ejemplos del buen estado de este mercado.

Los portátiles vienen empujando fuerte

Frente a los equipos de sobremesa se sitúan los portátiles, cada vez más presentes en el entorno empresarial, aunque, como explica Penélope Mantiñán, de Fujitsu, “las empresas siguen teniendo más PC que equipos portátiles”.

Aún así, el portavoz de Lenovo quiere subrayar que la base instalad