El robo de un ordenador portátil puede suponer una auténtica amenaza para la seguridad de un negocio, pero una nueva aplicación a nivel de BIOS ofrece protección y control sobre el uso de un equipo robado.

La aplicación se suministra como parte de un nuevo procesador desarrollado por Phoenix Technologies. Cuando un portátil equipado con TheftGuard es robado, el propietario recibe instrucciones desde el sitio web de TheftGuard. La siguiente vez que el ordenador perdido se conecta a Internet, TheftGuard se activa y deshabilita la máquina, borra su disco duro o transmite la información acerca de la localización física donde se ha originado la señal.

TheftGuard no es algo que los usuarios puedan añadir a su ordenador, sino que podría integrarse en los equipos si los fabricantes ofrecen este sistema de seguridad como opción de serie.

www.phoenix.com