El modelo, denominado comercialmente como J-SH09 saldrá a la venta para el mercado nipón a lo largo de este mes de agosto y, gracias a su pequeña cámara, tiene todas las opciones para atraer gran parte de mercado.

Según Matthew Nicholson, portavoz de la compañía, "sin duda alguna, jamás habíamos metido tanta cantidad de memoria en un teléfono". La competencia le sigue los pasos y Kenwood tiene un modelo con 3 MB y Toshiba otro de 2 MB.

Pero con 5 MB, según Nicholson, "se pueden almacenar hasta 1.000 imágenes tomadas en el modo de fotografía denominado básico, con resoluciones de 120 x 160 píxeles".

El teléfono incluye el modo VGA para tomar imágenes en calidad alta que pueden ser mostradas más tarde sobre un PC.

Entre otras características del teléfono, dispone de una pantalla TFT de cristal líquido de 2,1 pulgadas, con una batería que permite 350 horas en espera y 130 minutos de conversación. El teléfono integra fondos de pantalla y sonidos Disney.

El teléfono con estas características no es barato, unos 420 dólares para Japón. Vodafone sin embargo ha anunciado su deseo de incorporar en determinados países europeos teléfonos con cámaras digitales, por lo que sería probable que se llegara a un acuerdo y ofrecer así este modelo a un precio inferior, como muy temprano, a finales de año.

www.sharp.co.jp