Los teléfonos que la filial del grupo de Telefónica ha instalado se basan en la tecnología ADSL que permite la confluencia de un número determinado de servicios en un único terminal multifuncional. Cada equipo dispone de un teclado a prueba de transeúntes con malas intenciones, un ratón tipo track-ball y una pantalla plana táctil. Una de las funciones que se podrán implementar en el futuro es enviar imágenes gracias a una webcam.

En un primer plazo se instalarán cerca de un centenar de estos dispositivos en diferentes lugares, entre centros comerciales, hospitales e intercambiadores de transportes. Telefónica espera acabar el próximo año con la instalación de un millar de estos teléfonos multimedia.

www.telefonica.es