Defensa de la Competencia ha impuesto a Telefónica una multa por 57 millones de euros por abuso de posición dominante. Para la asignación de esta sanción, el Tribunal ha tenido en cuenta el tamaño del mercado de telefonía fija, estableciendo que el operador deberá pagar el equivalente al 1,5% de lo que facturó durante 2003.

El conflicto comenzó en diciembre de 2000, cuando la Asociación de empresas operadoras y servicios de telecomunicaciones (Astel) denunció a Telefónica al considerar que la compañía obstaculizaba a los usuarios los procesos de preasignación. Ante esta situación, la entidad solicitó la apertura de un expediente a Telefónica, esgrimiendo que el antiguo monopolio español de telefonía fija utilizaba prácticas discriminatorias y contrarias a la competencia.

Con este caso, ya son diez los expedientes resueltos por el Tribunal de Defensa de la Competencia contra Telefónica por abuso de posición dominante.

www.telefonica.com