Las firmas Sun y McLaren han llegado a un acuerdo oficial por el que la segunda usará las tecnologías de la primera, entre ellas la plataforma Java, para diseñar sus vehículos, planificar las estrategias de carrera y controlar todos los puntos vitales de mantenimiento de sus Fórmula 1.

Durante el tiempo que dura una carrera, una aplicación escrita en Java recibe toda la información del coche y la muestra gráficamente a los técnicos, permitiendo que efectúen los ajustes necesarios para obtener el mejor rendimiento del vehículo y, sobre todo, que eviten posibles fallos mecánicos o electrónicos.

La facilidad de Java para trabajar a través de redes y plataformas ha sido al parecer determinante en la elección a la hora de construir esta aplicación de misión crítica, permitiendo que no sólo los técnicos, que están a pie de pista, sino también los ingenieros de McLaren, trabajando a cientos o miles de kilómetros, tengan acceso inmediato a toda esa valiosa funcionalidad.