Utilizando modelos de ordenadores, los investigadores del MIT (Massachussets Institute of technology) están trabajando para mejorar la producción y eficiencia de los paneles solares al tiempo que se reduce el coste de esta energía.

Un equipo de físicos e ingenieros del MIT asegura que es capaz de aumentarla producción de las células solares hasta en un 50 por ciento añadiendo una combinación de capas anti reflectantes y reflectivas en las películas de silicio de las mencionadas células solares. El equipo de investigación asegura que este avance puede ahorrar importantes costes en el empleo de la energía solar porque la cantidad de silicio de alta calidad, y su alto precio, ha sido reducido al 1 por ciento en comparación con la cantidad que, hasta ahora, se tenía que utilizar en estos paneles.

placas solares, sol, energía, alternativa, renovable, pc worldMIT anunciaba en un reportaje la pasada semana que estas capas reflectivas, junto a una selección de líneas ligeramente separadas y denominada red de difracción, se añaden al final de la película ultra fina de silicio en cada célula solar. Peter Bermel, investigador post doctoral en MIT, que ha estado involucrado en este proyecto, remarca que el añadir capas fuerza a la luz a rebotar con más insistencia a lo largo del silicio, lo que permite a la luz tener más tiempo para depositar su energía y producir una corriente eléctrica. De la otra forma, la luz es rápidamente reflejada hacia fuera del silicio, por lo que se pierde en el aire.

La luz del sol es, quizá, la mayor fuente de energía alternativa o renovable, sobre todo ahora que se discute tanto sobre los problemas energéticos. Y España es, qué duda cabe, uno de los países en los que más se podría aprovechar esta fuente de energía natural. Según Daniel Nocera, profesor en el MIT, en una sola hora el sol envía tanta energía a la tierra que se podrían satisfacer todas las necesidades energéticas para un año. El problema está en cómo utilizar toda esta energía de la mejor manera posible.

Hace cuatro meses, el propio MIT anunciaba que un equipo de investigación había conseguido un record de almacenamiento de energía que podría transformar la luz solar de ser una fuente alternativa a una de consumo masivo. El problema de utilizar energía solar es cómo poder guardarla de manera económica, especialmente para poder utilizarla en los días en los que el sol no brilla, tal y como reconoce Nocera. Aunque es algo que ya se puede hacer, su coste es tan alto que hace que, en estos momentos, sea una medida imposible por su prohibitivo coste.

energía, sol, hombre, alternativa, pc worldTomando como ejemplo la fotosíntesis que realizan las plantas, Nocera y Matthew Kanan, un post doctoral becado en el laboratorio de Nocera, han llevado a cabo un proceso para utilizar la energía del sol y separa el agua en hidrógeno y oxígeno, según el MIT (quien ha habilitado un video donde se puede ver este experimento). Posteriormente, cuando se necesita, estos gases pueden combinarse dentro de una célula. Esta reconexión crea una electricidad libre de carbono que puede utilizarse para suministrar energía a un bloque de oficinas, una casa o, incluso, un coche eléctrico, sin importar si las nubes tapan o no el sol.

Nocera se muestra confiado en que, dentro de diez años, la gente no tenga que depender en su casa de una energía eléctrica que llega a través de los cables conectados a una central, sino que los propietarios serán capaces de suministrarse la energía que necesiten gracias a la luz solar durante las horas de luz y utilizar estos nuevos métodos de almacenaje para las noches o días nublados.

En este sentido, cabe mencionar otro interesante anuncio del MIT, realizado en julio, y por el que sus investigadores habían creado una nueva manera de aprovechar la luz solar al convertir las ventanas de los grandes edificios en paneles solares. Esta tecnología, denominada “concentradores solares”, recolectan la luz en una gran área, como la ventana, y la concentran en los bordes de la misma, según explica Marc Baldo, profesor del MIT implicado en este proyecto.

Para el ultimo hallazgo del MIT, el equipo de investigación ha ejecutado miles de simulaciones informáticas en las que han intentado ver las diferentes variaciones en el espaciado de las líneas de la red de difracción, la delgadez del silicio y el número de capas reflectivas depositadas en cada superficie.