El fabricante ha presentado una tarjeta controladora de interfaz de red, alcanzado el máximo ancho de banda capaz de funcionar en redes de fibra multimodo en distancias de hasta 2 kilómetros.

Además, la tarjeta AT-2711FX permite el arranque remoto PXE, pudiéndose utilizar en ordenadores que no dispongan de unidades de disco con objeto de eliminar el riesgo de copia o sustracción de información. Al ser compatible también con Wake-on-LAN, permite el arranque remoto de ordenadores integrados en una LAN.

La tarjeta permite hasta cuatro colas de prioridad y hasta 64 VLAN, lo que resulta idóneo para redes mixtas de datos y voz sobre Internet; e incluso para instalaciones híbridas que combinen voz, vídeo y datos.

www.alliedtelesis.com