El IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), encargado del desarrollo, aprobación y promoción de diversos estándares, ha decidido suspender el grupo encargado del 802.20, una propuesta de comunicación inalámbrica destinada a desafiar a WiMax, después de que se acusara al fabricante Qualcomm de intentar influir a la hora de marcar el proceso de fabricación.

Esta propuesta 802.20 estaba pensada para el ancho de banda sin cables, aunque lo cierto es que perdió parte de su fuerza cuando muchas de las compañías implicadas en su desarrollo abandonaron este barco para impulsar la versión móvil de WiMax, 802.16e.

Al mismo tiempo, Qualcomm estuvo haciendo esfuerzos para tener el control del grupo 802.20, según varios observadores de la industria, para hacer descarrilar la propuesta en varias ocasiones con el fin de que se basara en la tecnología Flash-OFDM, de la empresa Flarion Technologies. Finalmente, Qualcomm compró Flarion el pasado mes de agosto por 600 millones de dólares.

Aunque esta compra se vio como un intento de impulsar de nuevo la propuesta 802.20, Intel y Motorola consideran que el presidente del grupo de trabajo, Jerry Upton, ha demostrado un claro trato de favor para las propuestas de Qualcomm y Kyocera, despreciando las realizadas por la competencia de éstas.

Así pues, y después de haber recibido varias denuncias, el IEEE ha decidido suspender este grupo de trabajo, ya que, después de haber llevado a cabo una investigación, concluye que, cuando menos, se ha trabajado con falta de transparencia, entre otras irregularidades.