Al reducir el consumo a 1.8 voltios, Intel se introduce en el mercado de los dispositivos de mano con su arquitectura StrataFlash. El consumo de potencia se ha conseguido reducir aproximadamente en un 65%. Además, según ha comentado el director de producto de esta división, Steve Cunial, la StrataFlash tiene una tasas de rendimiento burst de 85 nanosegundos; la antigua versión de Flash para teléfonos móviles tenía un ratio de 110 nanosegundos.

De manera adicional, Intel está trabajando en una tecnología que permitirá incluir más memoria en menos espacio, lo que resulta beneficioso para dispositivos donde el tamaño puede suponer un problema.

El chip tiene una parición flexible de modo tal que mientras puede leerse una partición, se pueda estar escribiendo al mismo tiempo en la otra. Con esta partición, el usuario puede enviar o leer un correo electrónico en un dispositivo de mano mientras está hablando por teléfono.

www.intel.com