Esta medida de este juzgado de California es el resultado del pleito que interpuso Immersion en 2002 ante Sony y Microsoft. Immersion alegó que ambas compañías habían infringido sus patentes de haptic. Microsoft decidió al año siguiente –en 2003- licenciar la tecnología de Immersion, pero Sony no lo hizo. Por ello, la juez Claudia Wilken ordenó que Sony hiciese frente a 82 millones de dólares por infringir las patentes 6.424.333 y la 6.275.213 así como pagar los intereses de demora, que ascienden a 8,7 millones de dólares.

El juzgado también arremetió contra SCEI por fabricar, usar, vender e importar consolas de Sony con los controladores Dual Shock. Sony pidió que se pagara una licencia por aquellos productos que se encuentran en el mercado y aquellos que ya fueron vendidos. Entre los juegos que se encuentran en el listado del juez figuran GT1, GT2, GT3 y GTA, Metal Gear Solid 2, Medal of Honor Frontline, entre otros.

www.sony.com