La implantación de la Solución Consist no supone un esfuerzo económico ni de tiempo adicional para las empresas y consigue resolver el problema de aquellas compañías internacionales que, con un sistema informático unificado, tienen oficinas en países que inicialmente no se van a integrar en el euro, consiguiendo que con la misma Solución trabajen tanto las que entrarán a usar la nueva moneda como las que no.

Con el Sistema Contable Financiero (Módulo ConsistGL) las compañías pueden trabajar con su moneda y, a la vez, con distintas tablas de conversión con el euro y conversión actual. Además tiene la posibilidad de parametrizar los redondeos y obtener balances hasta de siete monedas.

La Solución Financiera Consist nació con el cambio de moneda producido en Brasil en el año 1994. En este caso, se utilizó la función de "Procesos Especiales", una herramienta que mediante accesos a los saldos de cuentas, genera movimientos automáticos para conseguir que la contabilidad "Consist GL" realice la mudanza de moneda. Algunos de los clientes a los que se aplicó esta fórmula en Brasil fueron Yamaha, Alcatel, banco de Boston o Banco BCM.