Después de haberse hecho un nombre y haber ganado la confianza de millones de consumidores en todo el mundo gracias a su servicio de telefonía gratuita por Internet, Skype se prepara para dar el salto al mercado profesional con la promesa de reducir los costes de telecomunicaciones.

Skype es un proveedor de servicios VoIP (Voz por IP) y que fue comprado por eBay por 2.600 millones de dólares el pasado año. En estos momentos se encuentra desarrollando una oferta de servicios orientados al mercado profesional, según el director de Skype, Jonathan Christensen, quien concreta en un servicio de call center el esfuerzo que se está llevando a cabo. “Y hay más servicios empresariales en camino, por lo que deben estar atentos”, ironizaba.

Sin embargo, la seguridad es una de las cuestiones que más preocupa a todo tipo de empresas, tal y como reconoce Christensen. “Las empresas nos han dicho que no quieren compartir demasiada información con sus gestores de TI”.

Además, la interoperabilidad con las redes de telefonía pública sigue siendo una dificultad añadida y, dependiendo de la red, puede degradar la calidad de la llamada, según este directivo. Algo que Skype aún tiene que mejorar de cara a atraer a todos estos clientes profesionales.