Cellbris acaba de presentar en el mercado español CellGate, un sistema de control remoto por teléfono móvil que permite, mediante la realización de una llamada, la apertura automática de las puertas del domicilio, garaje, empresas, instituciones con accesos controlados y otros recintos. No requiere mandos u otros dispositivos adicionales, tan sólo basta con el teléfono móvil.

De tamaño similar al de un móvil pequeño, el mecanismo, situado en la puerta y con una tarjeta SIM en su interior, se activa al recibir una llamada desde el teléfono móvil que no tiene coste alguno. El sistema permite programar diferentes niveles de seguridad. En caso de pérdida del móvil, basta con dar de baja el usuario.

Cellgate cuenta con un software que funciona en cualquier PC mediante el cual se autorizan los usuarios, se crean los grupos de acceso y los diferentes niveles de seguridad, días y horas concretos de autorización. Muchas funciones se pueden programar asimismo remotamente a través del móvil. Mediante mensajes SMS es posible añadir, quitar o cambiar usuarios. Su precio varía entre 250 y 400 euros, en función de las prestaciones