En 2002 Intel anunció una iniciativa para diseñar una red de sensores, respaldada por la potencia de un PC, que podría generar una corriente de datos útiles para los médicos, la familia o los amigos de estos ancianos.

La compañía está probando esta tecnología, que consiste en una red de sensores de movimiento, que supondrían un coste muy bajo, pero que ofrecen una cantidad de datos que pueden ser procesador y organizados por un PC. De esta forma sus hijos podrían saber en todo momento donde se encuentran los mayores dentro de la casa en el caso de que vivan solos. Esta red incluso se puede utilizar para recordar a las personas con problemas de memoria la medicina que tienen que tomar, o para asegurarse de que los mayores se mantienen en contacto con un entorno social de familia y amigos.

El interés de Intel no es desarrollar las redes de sensores en sí, si no más bien crear otra aplicación donde la potencia de procesamiento se requiera para ayudar a poner en marcha el sistema. Por ejemplo, una tecnología en la que ya se encuentra trabajando Intel, conocida como VT, permite a los PC aprovechar un entorno virtual diferente en el que poner en marcha esas aplicaciones. Esta tecnología se espera que aparezca en los chipset de Intel en 2006, aproximadamente a la vez que la fecha de lanzamiento del sistema operativo Longhorn de Microsoft, que se espera que incluya soporte de software para tecnologías de virtualización.

En muchos países del mundo están tratando de resolver el problema de la existencia repentina de una población anciana con una esperanza de vida mucho más larga que las generaciones previas. Las facilidades de asistencia personal y residencias de ancianos son en muchos casos las únicas opciones para los hijos de estos ancianos que necesitan ayuda a la hora de cuidarlos.

www.intel.es