Samsung y Radvision han creado un monitor con un sistema autónomo de videoconferencia integrado que permite acercar las videollamadas a cualquier puesto de trabajo.

El Samsung VC 240 es un equipo dos en uno que va más allá del habitual monitor con webcam para hacer videoconferencias a través del ordenador, e incorpora un completo sistema de videoconferencia para poder establecer comunicaciones sin necesidad de encender el ordenador. Además de, por supuesto, poder funcionar como monitor convencional.

El núcleo del equipo es una pantalla panorámica de 23,6 pulgadas colocada sobre una excelente peana con regulación neumática en altura y que puede girar unos 90 grados, y permite rotar la pantalla para ponerla en posición vertical.

Sobre la pantalla destaca una prominente cámara de cinco megapíxeles que delata la presencia del sistema de videoconferencia diseñado por Radvision. Aunque más discretos que la cámara, el monitor también incluye unos altavoces estéreo y doble micrófono que se activa al detectar la voz y cuenta con cancelación de ruido y de ecos.

El sistema puede capturar vídeo a 720p y 30 fps, y transmitirlo consumiendo un ancho de banda de entre 750 kbps y 2 Mbps. Para ello utiliza la extensión SVC (Scalable Video Coding) del estándar H.264, que permite transmitir un vídeo creado por varias capas que se destinan a mejorar la calidad o la velocidad, de manera que consigue incrementar la calidad cuando el ancho de banda es limitado o hay problemas de pérdidas de paquetes.

Como monitor el VC240 dispone de entradas VGA y DVI, y ofrece resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) con un tiempo de respuesta de cinco milisegundos. Su brillo es de 300 cd/m2, y tiene un contraste de 1.000:1 que, a pesar de ser una excelente cifra, parece escasa al compararlo con los millonarios alardes de contraste dinámico de otros monitores, incluso del mismo fabricante. La superficie de la pantalla es mate, como es habitual en monitores de gama profesional, lo que nos permitirá utilizarla sin reflejos con cualquier iluminación ambiente. A cambio el contraste y la saturación de color percibidos son algo menores que en los equipos de pantalla brillante, sin que esto suponga mayor problema. En nuestras pruebas se mostró como una excelente pantalla, con una respuesta uniforme.

Desde la botonera, ubicada en la parte inferior, podremos conmutar el VC240 para usarlo como monitor de ordenador, como sistema de videoconferencia o con ambas funciones mediante una superposición PiP, para la que disponemod de varias distribuciones preconfiguradas.

Los menús OSD integran a la perfección tanto los ajustes habituales de un monitor, como los propios del sistema Radvision, así como la agenda de conexiones de videoconferencia y el historial de llamadas que permite usarlo tan fácilmente como cualquier teléfono. Otra alternativa es utilizar el mando a distancia incluido, que incluye funciones específicas de zoom, selección de cámara, etc. y nos permitirá un control completo del sistema de videoconferencia.

Para conectar el sistema independiente de videoconferencia, el equipo cuenta con dos conexiones Ethernet para intercalarlo entre la conexión original y el PC, de manera que no precisa la instalación de una toma adicional en la pared o el uso de un concentrador. El VC240, por sí sólo, permite establecer videollamadas, pero sus prestaciones se amplían si se utiliza junto con una infraestructura de videoconferencia Radvision Scopia, lo que le permitirá establecer múltiples videoconferencias simultáneas, grabación, o administración centralizada, entre otras.

Lo mejor: Videoconferencia sin PC

Lo peor: Precio

Samsung VC240

-----------------------

Fabricante: Samsung

WEB: www.samsung.es

IDIOMA: Castellano

PVP: 2.500 €

Calificación: ****