Esta decisión de Samsung se une a la de soportar la versión más tradicional del sistema operativo, algo que, por ejemplo, no hará HP, que sí plantea ofrecer un tablet con Windows 8, pero que la semana pasada descartó tenerlo con Windows RT.

Recordemos que Windows RT es una versión específica para tablets basados en una plataforma más propia hasta la fecha de los smartphones.

La tablet que prepara Samsung podría disponer del procesador Snapdragon de Qualcomm, y es que Windows RT abre las puertas a fabricantes de chips como Texas Instruments o Nvidia para competir con firmas como Intel o AMD en el mercado de los tablets.